Información a Pacientes

DATOS Y CONSEJOS

Los alimentos etiquetados como 'saludables' pueden engordar de cualquier forma, y este es el motivo

MARTES, 17 de octubre de 2017 (HealthDay News) -- Tenga cuidado cuando compre alimentos etiquetados como "saludables": una nueva investigación sugiere que si tienen unos niveles ocultos altos de azúcar, usted quizá coma más refrigerios más tarde.

   Los estudios anteriores han mostrado que los alimentos azucarados pueden hacer que una persona se sienta más hambrienta en un momento posterior del día, dijo la investigadora principal, Naomi Mandel, profesora de mercadeo en la Universidad Estatal de Arizona.

Pero estos últimos hallazgos revelan que las personas pueden ejercer cierto autocontrol sobre el hambre que produce el azúcar si se les advierte bien en el envase de los productos, comentó Mandel.

   "Cuando las personas piensan que algo es saludable, no lo procesan mucho psicológicamente y por tanto los factores fisiológicos se imponen", dijo Mandel. "Pero cuando creen que algo no es saludable, pueden superar sus impulsos físicos".

   Para realizar el estudio, Mandel y sus colaboradores crearon dos tipos de batidos de "proteína" que sabían igual y contenían la misma cantidad total de proteínas y calorías. Un batido contenía un nivel alto de azúcar y poca grasa, mientras que el otro contenía poco azúcar y mucha grasa.

   La primera fase del experimento contó con 76 estudiantes universitarios a los que se dio al azar un batido con mucho azúcar o con poco azúcar, y luego les dieron papas fritas como refrigerio mientras veían un video, indicaron los autores del estudio.

   Los investigadores eligieron las papas fritas porque querían ver si el efecto del azúcar "se transferiría a otro tipo distinto de refrigerio", señaló Mandel.

   Tal y como se anticipó, los estudiantes que tomaron el batido con más azúcar comieron más papas fritas.

   En la segunda fase, los investigadores exploraron si la percepción cambiante de los participantes con respecto a si los batidos eran saludables influiría en sus hábitos de comer refrigerios.

   Los batidos con y sin azúcar se dieron aleatoriamente a otro grupo de 193 estudiantes, pero esta vez incluyeron etiquetas.

   Algunos batidos fueron etiquetados como "vida saludable" y presentaban información que afirmaba que tenían un nivel bajo de grasa, azúcar y calorías. Otros tenían la etiqueta de "complacientes", con información que mostraba que tenían un nivel alto de grasa, azúcar y calorías.

   Las personas que bebieron un batido con mucho azúcar y etiquetado como "complacientes" comieron la cantidad más baja de papas fritas, incluso menos que las personas que bebieron batidos con poco azúcar etiquetados como "saludables" o "complacientes".

   Las que bebieron un batido con mucho azúcar etiquetado como "saludable" comieron más papas que cualquiera de los otros 3 grupos, mostraron los hallazgos.

   Mandel dijo que está particularmente preocupada por el impacto de los alimentos del desayuno, como los cereales, el yogur o la avena instantánea, que se publicitan como saludables, pero que a menudo contienen mucho azúcar.

   "Las personas creen que empiezan tomando un desayuno saludable, pero podrían estar poniéndose en la situación de estar hambrientas todo el día y comer demasiado a lo largo del día por eso", señaló Mandel.

   La Dra. Reshmi Srinath es profesora asistente de medicina, diabetes, endocrinología y enfermedad ósea en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. Dijo que el estudio muestra la importancia de las etiquetas de los alimentos y la necesidad de una regulación más estricta de las afirmaciones que hacen los fabricantes de los productos.

   "Las etiquetas son importantes", dijo Srinath. "Cuando las personas creen que algo es saludable, creen que eso les da permiso para comer otros alimentos que quizá no sean tan saludables".

   Srinath y Mandel recomiendan a las personas que lean la etiqueta de los datos nutricionales y la lista de ingredientes que aparece en el envase de los alimentos y que decidan por sí mismos si un producto es saludable o no.

   La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. está en el proceso de ampliar la etiqueta de los datos nutricionales para mostrar la cantidad de azúcar añadido en los alimentos, dijo Mandel.

"Creo que se trata de un buen primer paso", señaló Mandel. "Lo ideal para mí sería ver una mayor regulación de un término de mercadeo que afirma que un alimento es saludable. Si tiene mucho azúcar añadido, entonces no se le debería considerar saludable".

 

El estudio aparece en la revista Appetite.

Investigación de Harvard

Los beneficios de ir al trabajo en bicicleta

   Dar un paseo, llegar a la oficina, acercarse al supermercado... La bicicleta puede ser una buena forma de hacer ejercicio sin demasiado esfuerzo. Lo confirma esta semana una investigación cuyos datos vuelven a demostrar que, aunque no se le dedique mucho tiempo, practicar habitualmente esta actividad ayuda a controlar el peso.

   "Al contrario de lo que ocurre con actividades de gimnasio, la bicicleta puede reemplazar el tiempo necesario para llegar en coche a distintas actividades cotidianas. De esta forma, puede servir como una manera inconsciente de realizar una actividad física ya que muchas veces el objetivo no es hacer ejercicio, sino llegar a un sitio" comentan los autores de este trabajo que publica la revista 'Archives of Internal Medicine'.

    Durante 16 años, estos investigadores de la Universidad de Harvard (EEUU) realizaron un seguimiento a 18.414 mujeres que, al inicio del estudio, tenían edades comprendidas entre los 25 y los 42 años. De forma periódica y a través de distintos cuestionarios, evaluaron su peso, altura, hábitos alimentarios y niveles de actividad física, entre otras variables.

    Al inicio del estudio, sólo un 1,2% de la muestra aseguraba usar la bicicleta más de 30 minutos al día. En cambio, un 50% de las participantes confesó dar habitualmente paseos a un ritmo bajo.

   Tras analizar los datos obtenidos, los investigadores comprobaron que, comparadas con aquellas que no pedaleaban, aquellas que utilizaban la bici una media de cuatro horas a la semana eran menos propensas a las ganancias de peso.

   Es más, su investigación demostró que, en las mujeres que no usaban la bici al inicio del estudio, un incremento de apenas cinco minutos al día, mostraba resultados positivos.

   "Los resultados eran más marcados en las participantes que, de base, presentaban un exceso de peso", comentan los investigadores, quienes subrayan que los beneficios de la bicicleta pueden compararse a caminar de forma vigorosa.

   En sus conclusiones, además de nuevos estudios sobre este tipo de ejercicio, los científicos reclaman más espacios y facilidades para las bicicletas en las ciudades. "Quizás muchas personas no practican esta actividad por falta de entornos adecuados", comentan.

 

Fuente: El Mundo.es

Consejos anteriores

El tabaquismo como factor de riesgo cardiovascular

El tabaquismo como Factor de Riesgo Cardiovascular

La mayoría de las personas saben que fumar cigarrillos y productos que contienen tabaco aumenta el riesgo de sufrir cáncer de pulmón y problemas respiratorios, pero pocas saben que también aumenta mucho el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, enfermedad vascular periférica (enfermedad de las venas que llevan sangre a los brazos y las piernas) y aneurisma de la aorta abdominal.

 

Según los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), los efectos del tabaquismo son responsables de cerca de 443.000 fallecimientos al año en los Estados Unidos, es decir, provocan casi 1 de cada 5 muertes. De hecho, el tabaquismo causa más muertes al año que las que causan juntos el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el consumo de drogas, el consumo de alcohol, los accidentes automovilísticos, los suicidios y los asesinatos. Además, cerca del 90% de las muertes por la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se deben a que esos pacientes eran fumadores.

 

¿Qué efectos causa el tabaquismo en el corazón?

 

Las investigaciones han demostrado que el tabaquismo acelera la frecuencia cardíaca, contrae las arterias principales y puede ocasionar alteraciones en el ritmo de los latidos del corazón. Todo esto hace que el corazón se esfuerce más. Fumar también aumenta la presión arterial, que a su vez aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares.

 

Aunque la nicotina es el principio activo más importante del humo del tabaco, otras sustancias y compuestos químicos, como el alquitrán y el monóxido de carbono, también perjudican el corazón de muchas maneras. Estas sustancias provocan la acumulación de placa grasa en las arterias (aterosclerosis), posiblemente al lesionar las paredes de los vasos sanguíneos. También afectan las concentraciones de colesterol y de fibrinógeno (una sustancia que contribuye a la coagulación de la sangre), aumentando así el riesgo de que se forme un coágulo sanguíneo, que puede causar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

 

Ningún grado de tabaquismo es «inofensivo». Incluso las personas que fuman poco o que solo fuman de vez en cuando sufren lesiones del corazón y los vasos sanguíneos. Además, las mujeres que fuman y toman anticonceptivos orales y los fumadores que sufren diabetes corren un riesgo mucho mayor de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

 

¿Qué efecto tiene en otras personas el hecho de que yo fume?

 

Cuando usted fuma, pone además a otras personas en peligro. Según la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), cerca de 40.000 personas mueren cada año en los Estados Unidos debido a enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos causadas por el tabaquismo pasivo.

 

El tabaquismo pasivo se asocia a problemas respiratorios crónicos, especialmente en los niños. También puede causar cáncer y enfermedades del corazón en personas que nunca han fumado. Los niños y los adolescentes corren más riesgo de sufrir enfermedades del corazón cuando lleguen a la edad adulta porque el tabaquismo pasivo disminuye las concentraciones de «colesterol bueno», eleva la presión arterial y causa lesiones en el corazón. El tabaquismo pasivo es particularmente peligroso para los bebés prematuros que tienen síndrome de dificultad respiratoria del recién nacido y para los niños que sufren asma. Se ha demostrado además que los niños que están expuestos al tabaquismo pasivo tienden a tener más líquido en el oído medio, lo cual conduce a infecciones del oído.

 

¿Por qué debo dejar de fumar?

 

Según la Asociación Americana del Corazón, el tabaquismo es la más importante de las causas previsibles de muerte en los Estados Unidos. En cuanto usted decide dejar de fumar, ya ha dado un paso en dirección a tener un corazón más sano y un riesgo menor de sufrir enfermedades del corazón. Sin embargo, dejar de fumar también le reportará otros beneficios:

Vivirá más tiempo. Las estadísticas de la Asociación Americana del Corazón muestran que las personas que dejan de fumar entre los 35 y los 39 años pueden sumarle entre 6 y 9 años más en promedio a la duración de la vida. Recuperará los sentidos del gusto y el olfato. El tabaquismo se asocia a la incapacidad de distinguir olores y a disminución del sentido del gusto. Se sentirá más saludable y se verá mejor. En cuanto deje de fumar tendrá más energía, podrá hacer ejercicio durante más tiempo y la piel y la dentadura tendrán mejor aspecto. Disminuirá el riesgo de contraer otras enfermedades. En las personas que dejan de fumar se reduce inmediatamente el riesgo de presentar cáncer de pulmón y de garganta, asma, EPOC, cataratas y enfermedades de las encías.

 

Fuente: Texas Heart Institute

 

Paro Cardíaco frente a Ataque Cardíaco

El invierno y las enfermedades cardiovasculares

     Se ha comprobado que durante los meses más frío del año se incrementa la prevalencia de enfermedades cardiovasculares debido a cambios estacionales y biológicos, por lo tanto, en invierno más que nunca, cuídate de las afecciones cardiovasculares.

     Si bien no son claros los vínculos entre el frío y la enfermedad cardiovascular, se piensa que la vasoconstricción que producen las bajas temperaturas sumado a la menor producción de oxido nítrico vasodilatador debido a la reducción de horas de luz solar, pueden ser grandes responsables, pues elevan la presión arterial durante el invierno.

     Además, la dieta suele variar en invierno hacia comidas con mayor aporte graso y la menor exposición al sol conduce a una reducción de la vitamina D, todo lo cual puede ocasionar un incremento de factores de riesgos para el corazón, como por ejemplo, un aumento del colesterol en el organismo. El sedentarismo, el tabaquismo, y el aumento del colesterol y el nivel de triglicéridos aumentan la incidencia de infartos ya sea en pacientes coronarios como en aquellos que no lo son, pero presentan factores de riesgo.

     Por todo ello, las enfermedades cardiovasculares son más frecuentes en invierno y es durante estos meses cuando debemos acentuar los cuidados hacia la salud del corazón.

     Lo recomendable, además de no dejar de realizar actividad física es llevar una dieta saludable en la cual se reduzcan las grasas malas y se incrementen nutrientes cardioprotectores como grasas buenas, vitamina D y antioxidantes.

     Se recomienda evitar los cambios bruscos de temperatura para reducir el riesgo cardiovascular asociado a ello.

     Recuerda que en invierno más que nunca debes cuidarte de las enfermedades cardiovasculares poniendo en práctica hábitos de vida saludables.

 

Invierno y la Tercera Edad

     Los pacientes de edad avanzada tienden a desestabilizarse cuando se produce un cambio climático brusco.

     Algunas patologías cardiovasculares empeoran debido a un cambio climatológico drástico. Según los expertos, el factor edad es determinantes ya que, en este caso, los pacientes de más de 70 años con patologías asociadas como diabetes, hipertensión arterial e insuficiencia renal son más proclives a desestabilizarse ante un cambio brusco de clima.

     De esta forma, la variación estacional, especialmente en épocas de frío, puede influir en la actividad corporal modificando el tono simpático, la viscosidad sanguínea, la tensión arterial y la frecuencia cardiaca, que tienden a aumentar, incrementando a su vez la demanda de oxígeno del organismo.

     Con el descenso de las temperaturas, aquellas personas que tienen antecedentes cardiovasculares están más expuestas a sufrir complicaciones, ya que las patologías cardiovasculares están principalmente asociadas al frío. En este sentido, en invierno se eleva la prevalencia de enfermedades cardiovasculares como la cardiopatía isquémica, la angina de pecho y el infarto agudo de miocardio.

 

     Obviamente envejecimiento y enfermedad son procesos diferentes, pero hay que reconocer que el envejecimiento predispone a varios procesos patológicos y entre ellos a las enfermedades cardiovasculares, sobre todo las relacionadas con la aterosclerosis  (el depósito e infiltración de grasas  en las paredes de las arterias).

 

El Estrés y las enfermedades cardiovasculares - marzo 2015

   Cada vez son más los estudios que muestran que el estrés crónico podría ser una causa directa de las enfermedades cardíacas. El exceso de estrés a largo plazo no es bueno para la salud de tu corazón. Básicamente porque aumenta el riesgo de sufrir un infarto, debido a que el estrés puede modificar las sustancias químicas del organismo que contribuyen a la enfermedad.

     Una investigación, publicada en la revista American Journal of Cardiology, reveló que los participantes estresados eran un 27% más propensos a padecer una enfermedad coronaria, a quedar hospitalizados o a morir por la enfermedad.

     Otro estudio, realizado por científicos del Centro Médico de la Columbia University, concluía que el aumento del riesgo cardíaco por el estrés equivale a fumar cinco cigarrillos por día. El efecto podría explicarse debido a que el estrés aumenta el nivel de hormonas en sangre, lo que puede dañar el corazón.

Pero, ¿por qué el estrés es malo para el corazón?

 

     Desde hace años se conoce que el estrés produce cambios en nuestro organismo. Cuando estamos estresados los músculos se ponen tensos, eleva la frecuencia cardíaca, se incrementa los valores de la presión arterial, el corazón late más rápido y aumentan las demandas de oxígeno del corazón, lo que hace que el corazón trabaje más. Esta necesidad de oxígeno puede ocasionar una angina de pecho en enfermos del corazón.

     Además se sabe que hay una relación directa entre el aumento de hormonas y el estrés. Ante una situación estresante, el sistema nervioso libera más hormonas -como la adrenalina o cortisol-, que elevan la presión arterial, pudiendo dañar la capa interior de las arterias, endureciéndose o aumentando de grosor, lo que podría derivar en arteriosclerosis.

     También hay evidencia de que el estrés podría aumentar los niveles de colesterol en sangre, según varios estudios.

     Pero lo que no se sabía es cómo el estrés puede ocasionar infartos en pacientes cardíacos. En el 2006, científicos británicos de la University College de Londres en un estudio, en el que participaron una treintena de hombres que habían sufrido infartos o agudos dolores de pecho como consecuencia del estrés, descubrieron que situaciones de estrés pueden elevar la presión sanguínea durante un período prolongado.

     Este aumento de presión origina niveles elevados de plaquetas. Producidas en la médula ósea, estos componentes de la sangre son células que tienen un papel muy importante en la coagulación, pero también pueden ocasionar un bloqueo en una arteria del corazón, produciendo un infarto.

 

Estrés: aumenta los factores de riesgo

 

     Habría que añadir que las personas estresadas además suelen reunir otros factores de riesgo cardiovasculares relacionados con la falta de hábitos saludables, como fumar o optar por alimentos poco saludables, insomnio o no hacer actividad física.

     Lo que parece evidente es que el estrés es más preocupante en las personas que ya han sufrido una enfermedad cardíaca, ya que pueden experimentar dolor de pecho cuando están bajo presión. Además, si sus arterias están tapadas, es posible que el corazón no reciba la sangre extra que necesita durante la situación de estrés. Esto puede ocasionar que los niveles de oxígeno en el corazón sean inadecuados.

 

Estrés emocional, afecta más al corazón femenino

 

     Otro estudio del Colegio de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, dirigido por Charity Sauder, halló que el estrés emocional afecta más a las mujeres que a los hombres después de los sobresaltos emocionales.

     Durante el ejercicio físico, el corazón de los hombres recibe un flujo sanguíneo menor, ya que se contrae más que el de las mujeres, sin embargo, el flujo aumenta durante el estrés mental y emocional. Sin embargo, en las mujeres el flujo sanguíneo no cambia, lo que podría predisponer a alteraciones cardíacas durante el estrés. Este factor podría explicar por qué las mujeres tienen más problemas del corazón después de eventos estresantes, como la pérdida de la pareja.

 

Síntomas del estrés

 

     El estrés es la respuesta del cuerpo a cambios, que puede desencadenarse en diferentes situaciones de la vida de una persona (enfermedades, cambios hormonales, situaciones conflictivas familiares o laborales, por excesos de responsabilidades). No todas las situaciones de estrés son malas. Lo importante es controlar el estrés de la manera adecuada.

     El síntoma más común del estrés es la ansiedad. Otros síntomas de tipo corporal pueden ser fatiga, dolor en el pecho, llanto, dolor de cabeza, palpitaciones, taquicardia, sensación de muerte inminente, sensación de ahogo, falta de aire o inestabilidad. El estrés también puede provocar alteraciones que afectan a la mente como el déficit de atención, la falta de concentración o de memoria.

     La tercera parte de la población en los Estados Unidos vive en un estado de estrés extremo, mientras que cerca de la mitad (48 %) considera que su estrés ha aumentado en los últimos cinco años, según datos de la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés).

 

Cómo controlar el estrés

 

     Si controlas el estrés podrás mejorar tu salud emocional y física. Seguir las siguientes recomendaciones te ayudará a prevenirlo:

 

• intenta reducir las sustancias estimulantes (café, alcohol, tabaco).

• es mejor que evites los factores estresantes.

• practica ejercicio físico o sal a caminar.

• haz descansos regulares.

• disfruta de música relajante.

• acostúmbrate a respirar suavemente y de forma relajada, te ayudará a la relajación de los músculos.

• es mejor que te alimentes bien: reduce los alimentos con grasas, azúcar y sal.

 

     En algunos casos, es posible que el médico considere necesario recetar ansiolíticos, en ocasiones acompañados por antidepresivos. Las técnicas de relajación, como el yoga o la meditación pueden ser muy beneficiosas para rebajar el nivel de estrés en tu vida.

 

Fuente :About.com

Verano y enfermedades  cardiovasculares

     Todos sabemos que en verano debemos protegernos del calor y del sol para evitar deshidratarnos o sufrir una insolación. ¿Pero sabías que las altas temperaturas que acompañan esta estación también pueden afectar nuestra salud cardiovascular?

   Aunque "las patologías cardiovasculares están principalmente asociadas al frío, también pueden producirse problemas asociados a una exposición al calor excesivo". De hecho, las principales causas de mortalidad durante las olas de calor, se relacionan con las enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y respiratorias.

     Esto se debe a que en los meses de más calor las personas pueden deshidratarse, acentuándose el riesgo cardiovascular en aquellos individuos más propensos a los problemas circulatorios o arteriales.

¿Qué recomendaciones debe seguir el paciente con cardiopatías?

 

     Es recomendable que todos aquellos pacientes que presenten un elevado riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares tengan en cuenta las siguientes indicaciones:

• Evitar cambios bruscos de temperatura.

• Usar ropa adecuada al clima y al nivel de actividad que se vaya a realizar.

• Limitar los esfuerzos físicos al aire libre, sobre todo en las horas de más calor. Y si es posible, evitar salir a la calle en esos momentos.

• Teniendo en cuenta que la mayor parte del calor corporal se pierde por la cabeza, es necesario utilizar un gorro que preferiblemente cubra las orejas.

• No consumir alcohol porque altera la regulación de la temperatura corporal.

• Ingerir líquidos para evitar la deshidratación.

 

Insuficiencia cardíaca, calor y ejercicio

 

     El Texas Heart Institute hace hincapié en que las personas con insuficiencia cardiaca y otras enfermedades crónicas no deben practicar ejercicio al aire libre en condiciones de mucho calor y humedad, ya que su corazón tiene una menor capacidad de reserva para eliminar el calor del cuerpo y puede sobrecargarse. Además, estos pacientes suelen tomar diuréticos que eliminan el exceso de agua del cuerpo y reducen su capacidad de sudoración, lo que les obliga a extremar las precauciones y consultar incluso con el doctor una posible revisión de la dosis del tratamiento.

 

Grupos más vulnerables al calor

 

     Las altas temperaturas hacen que ciertos grupos de personas sean más propensos a deshidratarse. Por ello, presta mucha atención si tú o los tuyos estáis entre los siguientes grupos de riesgo:

• Personas de edad avanzada.

• Pacientes con enfermedades preexistentes y con algún factor de riesgo de enfermedad cardiovascular.

• Niños menores de 5 años.

Disfrutar del verano al máximo también implica estar pendientes de las situaciones que pueden desembocar en problemas de salud. ¡Cuídate y protégete en los meses calurosos!

 

Cuidado con los medicamentos

 

     En la época de calor intenso, hay que extremar las precauciones con los medicamentos que forman parte de la rutina de estos pacientes. Si se utilizan bien, no se consideran un factor de riesgo de las descompensaciones en el estado de salud secundarios a un golpe de calor. Pero, muchos pacientes que sufren uno tienen una enfermedad crónica y un tratamiento asociado.

     Entre los medicamentos que hay que usar con precaución los que pueden desencadenar o agravar la deshidratación como son, sobre todo, los diuréticos y los hipertensivos, como los inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina o los antagonistas de los receptores de la angiotensina I. Además, hay que tener en cuenta que el efecto de los fármacos que reducen la presión arterial puede agravarse ante el calor excesivo.

Por otro lado, un estado de deshidratación, como el que provoca una diarrea aguda o una infección, reduce la eliminación de algunos medicamentos empleados en enfermedades cardíacas, como antiarrítmicos, digoxina y los hipocolesterolemiantes, y hace aumentar sus efectos. Otras dolencias crónicas asociadas, como la obesidad y la hipertensión, requieren también que se tomen medidas especiales para prevenir el golpe de calor.

    Los expertos recomiendan mantener los medicamentos en un lugar fresco y seco, sin exponerlos al sol ni a temperaturas elevadas, y consultar con el profesional de la salud, sea médico, enfermera o farmacéutico, si surge cualquier duda al respecto.

 

Fuente: FEC.

VALVULOPATÍAS

DEFINICIÓN

     Las valvulopatías son enfermedades que impiden la apertura o el cierre correctos de una o varias válvulas del corazón. Las valvulopatías que afectan a la válvula aórtica son las más importantes.

     Las válvulas cardíacas regulan el flujo de sangre entre las cavidades del corazón y su salida hacia las arterias principales.

      Estas estructuras desempeñan un papel fundamental en el funcionamiento del corazón. Las valvulopatías son enfermedades que afectan a estas estructuras, impidiendo su correcta apertura (estenosis valvular) o cierre (insuficiencia valvular).

 Las cuatro válvulas del corazón pueden verse afectadas, aunque las valvulopatías más importantes son las que afectan a la válvula aórtica o a la mitral.

DIAGNÓSTICO

     La auscultación de un soplo cardíaco puede hacer sospechar la presencia de alguna valvulopatía, pero la prueba fundamental que lleva al diagnóstico es el ecocardiograma.

 

QUÉ SON LAS VALVULOPATÍAS CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

 

     Las valvulopatías pueden mantenerse durante muchos años sin dar ningún síntoma. Cuando ya está avanzada (estenosis o insuficiencia de grado severo) y comienzan a aparecer los síntomas, o cuando el corazón empieza a dar muestras de afectación secundaria a la valvulopatía, se debe realizar un tratamiento quirúrgico.

 

Valvulopatía aórtica o estenosis aórtica

     Afecta a la válvula aórtica y provoca su obstrucción. Esto dificulta el flujo de salida de la sangre desde el ventrículo izquierdo hacia la aorta.

· Causas: Las causas más frecuentes son la afectación reumática o la degenerativa. También hay malformaciones congénitas de la válvula aórtica que provocan estenosis.

· Síntomas: Los tres síntomas fundamentales que aparecen cuando la estenosis aórtica es severa son disnea (sensación de falta de aire), dolor torácico y síncope (pérdida del conocimiento).

Estos síntomas son más acusados cuando se realiza algún esfuerzo.

· Tratamiento: Es la sustitución valvular por una prótesis metálica o biológica. También existe la posibilidad de implante de prótesis autoexpandibles, fijadas en un stent especial. Esta técnica se reserva, de momento, para los casos en los que la cirugía cardiaca está desaconsejada. El implante se realiza a través de la ingle, sin necesidad de cirugía. En pacientes jóvenes con estenosis aórtica congénita no calcificada puede utilizarse la Valvuloplastía, que consiste en dilatar la estenosis inflando un balón dentro de la válvula.

 

Insuficiencia aórtica

     Afecta a la válvula aórtica e impide su correcto cierre durante la diástole. Esto provoca el retorno de sangre hacia el corazón, provocando una sobrecarga de volumen.

· Causas: Las causas más frecuentes son la afectación reumática, la degenerativa o la complicación de infecciones a dicho nivel (endocarditis).

· Síntomas: En general la sintomatología no es tan importante como en la estenosis y puede pasar desapercibida. Fundamentalmente aparece disnea, aunque también puede presentarse dolor torácico.

· Tratamiento: Se realiza la sustitución valvular por una prótesis metálica o biológica.

 

OTRAS VALVULOPATÍAS

 

     Las válvulas del lado derecho del corazón (tricúspide y pulmonar) también se pueden afectar y provocar estenosis o insuficiencia. Son valvulopatías menos frecuentes y generalmente no precisan tratamiento quirúrgico.

     La estenosis pulmonar suele ser una enfermedad congénita, mientras que la insuficiencia tricúspide aparece normalmente asociada a valvulopatías del lado izquierdo del corazón.

 

Estenosis mitral

     Esta valvulopatía afecta a la válvula mitral y provoca una obstrucción en el flujo de sangre entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo.

· Causas: Las causas más frecuentes son la afectación reumática y la degenerativa.

· Síntomas: Suele ocasionar sensación de disnea. Es frecuente también la aparición de arritmias como la fibrilación auricular.

· Tratamiento: Normalmente se sustituye la válvula por una prótesis metálica o biológica. En algunos casos, si la válvula no está calcificada y no existe insuficiencia mitral asociada, se puede realizar una Valvuloplastía mitral. Esta operación consiste en dilatar la válvula a través de un cateterismo, inflando un balón dentro de la válvula estrecha para dilatarla.

 

Insuficiencia mitral

     Es la afectación de la válvula mitral que impide su correcto cierre. Provoca un retorno de la sangre en sístole desde el ventrículo izquierdo a la aurícula izquierda. Causa una sobrecarga de volumen en las cavidades izquierdas.

· Causas: Las causas más frecuentes son la afectación reumática, degenerativa, el prolapso valvular mitral o la dilatación del anillo mitral.

· Síntomas: Suele ocasionar sensación de disnea. Es frecuente también la aparición de arritmias como la fibrilación auricular.

· Tratamiento: Se trata mediante la sustitución valvular por prótesis metálica o biológica, o mediante una reparación valvular. En este caso, se mantiene la válvula mitral y se repara el defecto que provoca la insuficiencia.

 

FUENTE : FEC

Cardiopatías Congénitas

Anomalías cardíacas congénitas

 

¿Qué es?

Una cardiopatía congénita se refiere a cualquier anomalía que afecte a la estructura, función o metabolismo del corazón y que está presentes en el momento del nacimiento.

En Chile, las malformaciones cardiacas son las más frecuentes y constituyen la primera causa de muerte en recién nacidos. Ocho de cada mil nacidos vivos tienen algún tipo de defecto congénito en su corazón y la mitad corresponde a cardiopatías severas.

 

¿Por qué se produce?

Existe una gran variedad de cardiopatías congénitas y, en la mayoría, no existe una causa identificable que explique por qué se produjo.

 

Síntomas

Después del nacimiento, el primer signo de enfermedad cardiaca congénita es la presencia de un soplo cardiaco. Un soplo, en sí mismo, no es una enfermedad, sino tan sólo un sonido. Cuando el corazón bombea sangre, a veces produce vibraciones que se pueden oír a través de un estetoscopio como un ruido o murmullo.

No todos los soplos son signos de una cardiopatía - de hecho, en la mayoría de los casos, los soplos no indican la presencia de ningún problema cardíaco.

Otros síntomas de la enfermedad cardiaca congénita están relacionados con un aporte insuficiente del oxígeno transportado por la sangre. Estos bebés suelen tener la piel azulada o amoratada, lo que recibe el nombre de cianosis. Esto puede obedecer a la obstrucción del flujo sanguíneo hacia los pulmones (como ocurre en la atresia tricúspide o la atresia pulmonar) o a la existencia de un orificio anómalo dentro del corazón que permite que la sangre desoxigenada fluya del lado derecho al lado izquierdo, desde donde se bombea al resto de cuerpo (como en el retorno venoso pulmonar total anómalo o anomalía de Ebstein). La cianosis también puede estar provocada por la posición anómala (trasposición) de las arterias que salen del corazón. En cualquiera de estos cosos, el corazón recibe de los pulmones sangre insuficientemente oxigenada y la bombea al resto del cuerpo, provocando el color azulado de la piel.

 

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico prenatal -en la ecografía que se realiza entre las 11 y las 14 semanas de gestación y, luego, entre las 20 y 24 semanas- más el tratamiento neonatal adecuado mejoran el pronóstico para el niño.

A veces, el pediatra podrá determinar sólo escuchando con el estetoscopio si el soplo es o no un signo de cardiopatía. En otros casos, será preciso hacer pruebas complementarias - como radiografías, electrocardiogramas (ECG), o ecocardiogramas - para ayudar a determinar la naturaleza exacta de un soplo en particular.

 

¿Cómo se trata?

A pesar de que muchos niños con formas leves de cardiopatías congénitas no requieren ningún tratamiento, algunos niños pueden presentar síntomas graves muy pronto que requerirán tratamiento médico o quirúrgico durante el primer año de vida. Uno de estos síntomas pueden ser las dificultades para respirar debidas a la congestión pulmonar.

 

Muchas cardiopatías congénitas (incluyendo el conducto arterial persistente, la comunicación interventricular, el tronco arterioso, el canal aurículoventricular, la tetralogía de Fallot y la transposición de las grandes arterias) se pueden corregir con una sola intervención quirúrgica durante los primeros meses de vida. Anomalías más complejas (incluyendo el síndrome de corazón izquierdo hipoplásico y la atresia tricúspide) pueden requerir una serie de dos o tres operaciones, empezando en el período neonatal y completándose cuando el niño tiene aproximadamente 3 años.

 

Para tratar algunas anomalías se pueden utilizar procedimientos menos agresivos realizados en el laboratorio de cateterismo cardíaco, en vez de en el quirófano. Estos procedimientos pueden incluir tratamientos como la angioplastia con globo o la Valvuloplastía, cuando se ha obstruido un vaso sanguíneo (como en el estrechamiento aórtico) o una válvula (como en la estenosis valvular pulmonar o aórtica). En estos procedimientos, el cardiólogo pediátrico introduce un catéter, un tubito de plástico unido a un globo especial, dentro de un vaso sanguíneo. Y después infla el globo para ensanchar la luz estrechada del vaso sanguíneo o la abertura de la válvula. Otro procedimiento, conocido como técnica de oclusión por catéter, se puede utilizar para cerrar los orificios anómalos existentes en el interior del corazón (como en el conducto arterial persistente, la comunicación interauricular y la comunicación interventricular) sin necesidad de acudir a la cirugía.

 

Algunas anomalías, como las comunicaciones interventriculares de leves a moderadas, se pueden corregir o reducir de tamaño por sí solas a medida que va creciendo el niño. Mientras se espera a que se cierre el orificio, es posible que el pediatra le recete algunos medicamentos, muchos de los cuales algunos niños también los tienen que tomar después de la intervención quirúrgica.

 

Independientemente de que su hijo reciba un tratamiento farmacológico o quirúrgico, tendrá que acudir regularmente a la consulta del cardiólogo pediátrico. Al principio, las visitas pueden ser bastante frecuentes (tal vez cada mes o cada dos meses), pero después del tratamiento, es posible que se espacien más, bastando a veces con una visita al año. Es posible que el cardiólogo de su hijo utilice técnicas como radiografías, electrocardiogramas o ecocardiogramas para controlar la evolución de la cardiopatía, así como los efectos del tratamiento.

 

Fuente: Fundación Nemours, EE.UU.

 

Sexualidad y enfermedad cardiovascular

Los medicamentos y la capacidad de resistencia física que tiene una persona con alguna patología coronaria podrían traer como consecuencia problemas en su vida sexual.

 

Existe  una estrecha  relación entre la enfermedad cardiovascular y las disfunciones sexuales. “Por ejemplo la hipertensión, puede generar disfunción eréctil y trastorno de la excitación femenina. Otro caso es la diabetes, que puede generar los mismos problemas que la hipertensión, además de trastornos de la excitación. La depresión, por su parte, puede causar disfunción eréctil, deseo sexual hipoactivo e inhibición orgásmica femenina;, entre otros. Incluso, se ha descubierto que la aparición de una disfunción sexual puede ser útil como un  indicador clínico de una enfermedad cardiovascular”, explicó la doctora Mónica Acevedo, cardióloga de la Red de Salud UC CHRISTUS.

En Chile no existen datos sobre la prevalencia de las disfunciones sexuales relacionadas con la enfermedad cardiovascular, pero sí existen cifras en otros países. La doctora Acevedo explica: “En España se ha reportado un 53% de disfunción eréctil en pacientes de 25 a 74 años luego de un infarto y en Estados Unidos se reportó una mayor incidencia de disfunciones sexuales en mujeres con enfermedad cardiovascular que en las sanas”.

Para contrarrestar esta situación, lo más importante es conversar este problema con el médico tratante e idealmente con la pareja. Es muy importante que el médico le recomiende cómo, cuánto y cuándo es recomendable reanudar la vida sexual y si es posible utilizar algún fármaco de apoyo cuando ya ha conocido todos los antecedentes de la persona. Algunos consejos prácticos:

- Si  se está teniendo problemas en esta área, nunca se debe  evadir el tema, ni con el médico, ni con  su pareja.

- Se deben evitar las relaciones sexuales inseguras, aceleradas, cuando está cansado o cuando ha comido o consumido alcohol en exceso.

- Una persona que está en recuperación después de sufrir un infarto o ataque al corazón puede saber si puede volver a su vida sexual si es capaz de subir sin dificultad dos pisos de escaleras o caminar 300 metros a paso rápido.

- Si se trata de una cirugía de revascularización/by-pass, se debe esperar por lo menos un mes a que el esternón se encuentre estable.

- Si la actividad sexual produce angina (dolor al pecho), hay que detenerse y relajarse por 5 minutos. Si el dolor continúa, se debe ir inmediatamente a urgencia.

 

Fuente: redsalud.uc.cl

El corazón de una mujer

      Los problemas cardiovasculares se han convertido en la primera causa de muerte en las mujeres, inclusive, superando cualquier tipo de cáncer, por ello, es importante conocer los factores de riesgo, prevención y cómo llevar una vida saludable.

     En el año 2012 se presentaron aproximadamente 65 mil muertes en mujeres por enfermedades cardiovasculares, problema de salud que empieza a tener como edad “crítica” a partir de los 60 años.

     A los 50 años de edad sólo 1 de cada 17 mujeres ha tenido un infarto, comparado con 1 de cada 5 hombres, pero a los 60 años de edad 1 de cada 3 mujeres pudo haber sufrido un infarto, comparado con 1 de cada 4 hombres.

     A diferencia de los hombres, los síntomas en las mujeres son muy distintos porque presentan fatiga inusual, trastorno del sueño, falta de aire, dolor de pecho, entre otros.

     El típico síntoma de enfermedad cardiovascular de dolor en el pecho que se  presenta en los hombres no es lo mismo que sucede en las mujeres.

     Por otra parte, el 30 por ciento de las mujeres que acude al área de urgencias de un hospital con una molestia que es cardiovascular, no son atendidas por un especialista y son dadas de alta, pero alrededor del 20 por ciento que presentan un problema del corazón, no solicitan ayuda en el momento que tienen los síntomas.

     Presentar síntomas diferentes a los hombres, tomar el rol de cuidar y preocuparse de la familia y dejar a un lado su bienestar personal, entre otras, son algunas de las razones por las que la mujer se ha visto afectada en su salud, específicamente por enfermedades del corazón.

     Los factores de riesgo, con excepción de la genética, son modificables, pero hay que empezar por saber que estás en peligro y conocer la enfermedad cardiovascular, que es la primera causa de muerte en las mujeres.

     Un cambio en el estilo de vida es lo idóneo para evitar enfermedades del corazón.

     Realizar ejercicio, mantener un peso saludable, dejar de fumar y llevar una  dieta equilibrada son algunos hábitos que pueden beneficiar a reducir el riesgo de problemas cardiovasculares.

     En los últimos años se ha entendido más la diferencia  que hay entre mujer y hombre, en percepción de síntomas y cómo evolucionan cuando hay un problema en el corazón.

     Algo fundamental a tomar en cuenta para mantener un control de su estado de salud es conocer sus números, refiriéndose a saber cuál es su hipertensión, peso, colesterol, entre otros.

     El mensaje principal sobre todo para la prevención de las enfermedades cardiovasculares, sería llevar un estilo de vida saludable en donde exista un balance entre los diferentes componentes de nuestra vida que son nuestra alimentación, ser físicamente activo, descansar, el manejo del estrés y ansiedad.

     Para empezar a realizar actividad física primero hay que hacerse una evaluación médica para ver si se es apta para el ejercicio, saber que no hay factor de riesgo y no desencadenar problemas cardíacos u otras complicaciones en el futuro.

     No se necesita realizar grandes actividades como lo hacen los atletas de alto rendimiento, lo importante sería realizar ejercicio la mayor parte de los días,  algo recreativo y con compañía de otras personas para ejecutar las actividades con mayor actitud.

Ataque Cerebrovascular

¿Cuáles son los factores de riesgo de un ataque cerebral?

 

• Uno de los factores de riesgo es la edad, ya que a mayor edad existe mayor riesgo. También, los hombres tienen un riesgo más alto, al igual que las personas que tengan familiares directos con el antecedente de un ataque cerebral.

 

• La presión arterial elevada, el consumo de tabaco, la diabetes, el colesterol elevado, la obesidad y el antecedente de fibrilación auricular son también antecedentes que inciden e importantes a considerar.

Recuerden las medidas de prevención para evitar un infarto cerebral:

 

- Consumir menos sal.

- Bajar la presión arterial.

- Tratar y controlar toda enfermedad cardíaca: arritmias, enfermedad de válvulas o de las arterias coronarias.

- No fumar.

- Moderar el consumo de alcohol.

- Practicar actividad física regularmente (1 hora, 3 veces por semana).

- Bajar la glicemia (azúcar en la sangre), en particular si hay antecedentes familiares de diabetes.

- Bajar el colesterol.

- Evitar el exceso de peso (no usar medicamentos para bajar de peso, ni drogas estimulantes).

 

DIABETES  |  Factor de Riesgo Cardiovascular

   La diabetes mellitus es una enfermedad que se produce cuando el páncreas no puede fabricar insulina suficiente o cuando ésta no logra actuar en el organismo porque las células no responden a su estímulo.

   Quienes padecen este trastorno tienen más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

    Es vital aprender a prevenir la diabetes y mantener a raya este factor de riesgo cardiovascular.

 

Tipos de diabetes

Hay dos tipos principales de diabetes:

Diabetes mellitus de tipo1

   Es frecuente que se diagnostique antes de los 35 años, aunque puede presentarse a cualquier edad. Las células del páncreas encargadas de fabricar insulina se destruyen y dejan de generarla. Suele tener una aparición brusca.

Diabetes mellitus tipo 2

    Habitualmente se diagnostica en la edad media de la vida (por encima de los 40 años), aunque existen casos infrecuentes en jóvenes. Se produce esencialmente por una progresiva resistencia de las células (especialmente del hígado y los músculos) a la acción de la insulina producida.

    También existen dos tipos de de diabetes coyunturales:

Diabetes gestacional

   Se diagnostica durante el embarazo y puede desaparecer después del parto.

Diabetes inducida

    Por fármacos (por ejemplo, los corticoides) o por enfermedades genéticas muy poco frecuentes (pancreatitis crónica, etc.).

 

Diabetes: ¿por qué es un factor de riesgo cardiovascular tan relevante?

      Tanto si la producción de insulina es insuficiente como si existe una resistencia a su acción, la glucosa se acumula en la sangre (lo que se denomina hiperglucemia), daña progresivamente los vasos sanguíneos (arterias y venas) y acelera el proceso de arteriosclerosis aumentando el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular: angina, infarto agudo de miocardio (así como sus complicaciones y la mortalidad posterior al infarto) y la muerte cardiaca súbita.

   El riesgo cardiovascular de una persona diabética de padecer un evento cardiovascular se iguala al de una persona no diabética que haya tenido un infarto.

     También incrementa la posibilidad de enfermedad cerebrovascular o afectación de las arterias periféricas. Para entrar en el cerebro la glucosa no necesita insulina, ya que penetra directamente desde la sangre. Mantener unos niveles constantes de glucosa en la sangre (entre 60-110 mg/dl) evita que se produzcan daños a nivel del sistema nervioso.

     La diabetes puede dañar diferentes órganos: a los ojos, con disminución progresiva de visión que puede desembocar en ceguera; a los riñones, con pérdida creciente de la función renal que puede terminar en diálisis; al sistema nervioso periférico con alteración de la sensibilidades de los miembros inferiores, lo que supone un grave riesgo de úlceras y amputaciones; al sistema nervioso autonómico con alteraciones digestivas, urinarias y de la esfera sexual (impotencia) y a las arterias de las extremidades inferiores con riesgo de amputaciones.

 

Diabetes: ¿cómo aparece la diabetes?

    Para comprender mejor el concepto de diabetes tenemos que explicar más extensamente qué son la glucosa y la insulina:

Glucosa

     Es una forma de azúcar que constituye la principal fuente de energía para el cuerpo humano y que se obtiene a través de los alimentos. Cuando llegan al tubo digestivo, los alimentos contienen básicamente hidratos de carbono, grasas y proteínas; estos hidratos de carbono son los que dan lugar a la glucosa.

Insulina

     Es una hormona que se encarga de recoger la glucosa y almacenarla en el hígado, los músculos y el tejido adiposo. Para entrar en las células, la glucosa necesita de la insulina que se produce en el páncreas cuando se comen alimentos que contienen hidratos de carbono. Sin embargo, para que la insulina sea efectiva deben cumplirse dos condiciones:

     • Que el páncreas produzca insulina en cantidad suficiente.

        • Que las células sean capaces de detectar la insulina y respondan permitiendo su acción.

     Además de la insulina, el páncreas produce otra hormona llamada glucagón, que ejerce el efecto contrario. El glucagón se fabrica en situaciones de ayuno y tiene la misión de movilizar las reservas de glucosa almacenadas por la insulina para que las células puedan utilizarlas cuando lo precisen.

 

¿Cómo se diagnostica la diabetes?

Primeros síntomas de la diabetes

    La hiperglucemia o elevación de los niveles de azúcar en sangre es la responsable directa de los síntomas típicos de la diabetes. De ahí que sea importante conocerlos para facilitar su diagnóstico:

• Necesidad de orinar con mucha frecuencia, también llamada poliuria.

• Tener mucha sed: polidipsia.

• Tener mucha hambre: polifagia.

• También suele aparecer debilidad, pérdida de peso y molestias digestivas. No obstante, la diabetes mellitus tipo 2 puede no presentar síntomas durante años y diagnosticarse por un análisis de forma casual.

 

Diagnóstico clínico de la diabetes

     Existen actualmente tres formas clínicas de diagnosticar la diabetes mellitus:

• La aparición de síntomas de hiperglucemia y una analítica pueden confirmar niveles de glucosa iguales o mayores a 200 mg/dl.

• Una analítica en ayunas detecta niveles de glucosa en sangre iguales o superiores a 126 mg/dl. Para que la medición sea correcta, no se puede ingerir ningún alimento calórico 8 horas antes de la analítica.

• Realizando un test de sobrecarga oral a la glucosa, consistente en tomar 75 g de glucosa diluida en agua y permanecer en reposo durante las dos horas siguientes. A continuación, se miden las cifras de glucosa y se comparan con las tomadas antes de la prueba. Unas cifras iguales o superiores a 200 mg/dl confirmarían el diagnóstico de diabetes.

 

¿Cuál es el nivel de glucosa normal?

      Se habla de prediabetes cuando existe una elevación de los niveles de glucosa en sangre, pero ésta no alcanza el mínimo para considerarse diabetes. Se da en dos situaciones que son factores de riesgo de aparición de diabetes y de enfermedades cardiovasculares:

• Cuando los niveles de glucosa en ayunas están entre 100 y 125 mg/dl.

• Cuando dos horas después del test de sobrecarga oral a la glucosa los niveles de glucemia están entre 140 y 199 mg/dl.

• Por debajo de estos niveles, no hay diabetes.

 

¿Qué grupos de población tienen más riesgo de padecer la diabetes?

     Se aconseja realizar un estudio de prediabetes a todos los adultos con sobrepeso (índice de masa corporal mayor de 25 k/m2) y con otro de estos factores de riesgo adicional:

• Sedentarismo.

• Familiares de primer grado con diabetes.

• Mujeres con diagnostico previo de diabetes gestacional o que tuvieron un niño que nació con peso elevado (más de 4 k).

• Hipertensos, es decir, con presión arterial por encima de 140/90 mmHg o tratados con fármacos antihipertensivos.

• Alteraciones en el colesterol: HDL menor de 35 mg/dl y/o triglicéridos por encima de 250 mg/dl.

• Mujeres diagnosticadas de ovario poliquístico.

• Alteraciones de la glucosa en ayunas o intolerancia a la glucosa en una determinación anterior.

• Otras condiciones clínicas asociadas con resistencia a la insulina.

• Antecedentes de enfermedad cardiovascular.

 

Prevención del riesgo cardiovascular en el enfermo de diabetes

• Debes controlar los demás factores de riesgo cardiovascular, especialmente hipertensión, tabaquismo y colesterol.

• Si eres obeso, debes perder peso.

• Practica actividad física de forma continuada.

• Controla la glucemia: hemoglobina glicosilada (HbA1C): <7%; glucemia en ayunas (mediciones antes de las comidas): 70-130 mg/dl; glucemia postprandial (después de comer): <180 mg/dl.

• La identificación precoz de diabéticos con enfermedad cardiovascular (cuando están aún asintomáticos) es la mejor táctica para reducir las complicaciones y mortalidad por esta causa.

• Mantener buen nivel de presión arterial: TA<130/80 mmHg.

• Objetivos de control de colesterol: LDL<100 mg/dl, HDL>50 mg/dl y triglicéridos<150 mg/dl.

 

Tratamiento de la diabetes

          En el caso de la diabetes de tipo 1, el tratamiento es siempre la administración de insulina de por vida.

     En la diabetes tipo 2, en general, se puede empezar por un programa de dieta y ejercicio cardiosaludables. Si esto no basta, es posible que el médico recomiende tomar antidiabéticos orales. Cuando los fármacos tampoco son suficientes, será necesario añadir insulina.

 

Dieta cardiosaludable

• La ingesta de grasas saturadas ha de ser inferior al 7 por ciento del total de calorías.

• El aceite de oliva tiene que ser la grasa predominante.

• Disminuir o eliminar las grasas de origen animal: mantequilla, crema de leche, tocino, etc. Es preferible sustituirlas por el consumo de pescado.

• Las carnes, pescados y huevos son ricos en proteínas y también contienen grasas, pero no hidratos de carbono.

• Comer poco y varias veces al día, evitando comidas copiosas y los azúcares de absorción rápida que elevan bruscamente los niveles de glucosa en la sangre.

 

Ejercicio cardiosaludable

    La actividad física controla los niveles de glucemia en sangre, reduce el sobrepeso, mejora la calidad de vida del paciente y evita las posibles complicaciones que puedan surgir por el desarrollo de la enfermedad. El ejercicio físico ideal para la mayoría de los diabéticos es caminar, correr o montar en bicicleta. En caso de neuropatía o pie diabético, evitar ejercicios con riesgo de traumatismo.

 

Antidiabéticos orales

       Sólo son útiles en la diabetes tipo 2. Cuando con la alimentación y el ejercicio no es suficiente para controlar este tipo de diabetes, se recurre a diferentes fármacos que ayudan a que el páncreas produzca más insulina o a que actúe mejor la que produce por sí mismo.

Insulina

     Es el pilar del tratamiento de la diabetes tipo 1, pero también forma parte del tratamiento de la diabetes tipo 2. La insulina se debe administrar mediante una inyección subcutánea. Existen diferentes tipos de insulina que se diferencian fundamentalmente en el tiempo que tardan en hacer efecto y su duración (ultrarrápida, rápida, intermedia y lenta).

      Con las diferentes pautas y tipos de insulina se intenta imitar lo que hace un páncreas de una persona sin diabetes. Las insulinas rápida y ultrarrápida se utilizan en cada comida para imitar el pico de insulina que produce el páncreas y asimilar los nutrientes ingeridos. Las insulinas lentas y ultralentas intentan imitar la secreción basal del páncreas (es la insulina que produce entre comidas o por la noche para mantener estables los niveles de glucosa en sangre).

 

Diabetes y embarazo

       La diabetes gestacional es la elevación inadecuada de glucosa que se detecta en el embarazo de mujeres no diabéticas. Hay que tener en cuenta lo siguiente:

• Como no presenta síntomas, para su detección se realiza una analítica en torno a las 24 semanas de embarazo.

• Afecta a un 5 por ciento de las gestantes. Se ha comprobado que la diabetes gestacional aparece con más frecuencia en las mujeres de mayor edad o con sobrepeso. De ese porcentaje, sólo un 1 por ciento corresponde a casos de diabetes pregestacional (diabetes tipo I o infanto-juvenil).

• Según su grado de peligrosidad, se deben seguir frecuentes controles obstétricos y glucémicos. También es necesario que la paciente sea vigilada por el endocrinólogo.

• El tratamiento fundamental consta de recomendaciones dietéticas y práctica de ejercicio. Si no basta, hay que iniciar tratamiento con insulina.

• Aunque la mayoría de las diabetes gestacionales desaparecen tras el parto, se recomienda un seguimiento para descartar que se haya hecho crónica.

• Las mujeres que han sufrido diabetes gestacional deben hacerse un control al llegar a la menopausia, ya que en esta etapa podría volver a aparecer y convertirse en una diabetes tipo.

EL TABAQUISMO |  Factor de Riesgo Cardiovascular

     Fumar es un factor de riesgo de numerosas enfermedades, además de las enfermedades cardiovasculares, como el cáncer y el enfisema pulmonar.

     En relación con las enfermedades cardiovasculares, es importante tener en cuenta que el riesgo de presentar un infarto en los fumadores es más del doble que en los que no fuman. Ello se debe a que el tabaquismo:

• Limita la cantidad de oxígeno que llega a la sangre.

• Daña la capa interna de las arterias produciendo un endurecimiento y un estrechamiento de ellas, lo que facilita el aumento de la presión arterial.

• Aumenta la posibilidad de formación de trombos.

• Reduce los niveles de colesterol HDL (colesterol bueno).

• Aumenta la presión arterial. Con cada cigarrillo que usted fume, la presión arterial aumenta transitoriamente de 5 a 10 mm de Hg. durante 20-40 min.

• El hábito de fumar aumenta el riesgo de muerte súbita.

• El riesgo de enfermar es proporcional al número de cigarros que usted fuma diariamente y el número de años que lleva fumando.

  Para dejar de fumar definitivamente hay muchas recomendaciones que tener en cuenta.

¿Qué puede hacer para dejar de fumar?

 

1. Elija un día para dejar de fumar y, mientras tanto, comience a reducir su consumo de cigarrillos:

o No compre cigarrillos. Al no tener cigarrillos a la mano, fumará menos.

o Fume menos cigarrillos que el día anterior.

o Fije una fecha para dejar el cigarrillo por completo.

o Cuando sientas deseos de fumar, espere cinco minutos antes de encender un cigarrillo.

o Mantenga ocupadas sus manos y su boca. Por ejemplo, coloque en su boca un mondadientes, una menta o una zanahoria y mantenga ocupadas sus manos con un lápiz o una moneda.

o No fume en su casa.

o Evite frecuentar sitios donde hay muchos fumadores tales como bares, pub o discotecas.

o Hable con personas que han dejado de fumar.

o Considere los efectos dañinos del cigarrillo.

o Dígale a sus amigos y parientes que quiere dejar de fumar.

 

2.  El día elegido para dejar de fumar:

o Bote a la basura todo lo que le recuerde fumar.

o Manténgase ocupado. Una buena alternativa para combatir la ansiedad es realizar algún ejercicio, salir a caminar, distraerse.

o Tome bastante agua y ordene su alimentación. Evitará que aumente de peso.

¿Cómo puedo evitar la tentación de volver a fumar?

 

o Tenga varias respuestas o disculpas preparadas para cuando le ofrezcan un cigarrillo. Por ejemplo, diga: "Gracias, pero quiero dejar de fumar"; "Me duele la garganta", "Gracias, pero ya no fumo”

o Dígale a sus amigos y parientes que quiere dejar de fumar.

o Trate de pasar más tiempo con amigos que no fuman.

o En el momento de la tentación, cambie sus pensamientos.

o Evite fumar el primer cigarrillo.

o No dependa del cigarrillo en situaciones difíciles.

 

¿Qué puedo hacer si vuelvo a fumar?

 

o Muchas personas vuelven a fumar después de haberlo dejado de hacer por varios días. Recuerde que la recaída es parte del proceso de cambio. ¡Lo importante es intentarlo una vez más!

o Piense por qué volvió a fumar.

o No piense que ha fracasado. Piense en otras cosas difíciles que ha logrado en el pasado.

o Hable con su médico y pídale apoyo para poder dejar el cigarrillo. Hay parches de nicotina, chicles, espray y medicamentos que pueden ayudarle.

o No lo deje para más tarde. Deje de fumar hoy.

¿Qué gano si dejo de fumar?

 

     Si usted es fumador y deja de fumar, tendrá múltiples beneficios. Para que usted sepa:

o 20 minutos después de fumar, su presión arterial caerá para alcanzar el nivel en el que estaba antes de fumar. La temperatura de sus manos y pies volverá a la normalidad.

o 8 horas después del último cigarrillo, el nivel de mónóxido de carbono en sangre es normal.

o 24 horas después de dejar de fumar, ya estará disminuyendo su probabilidad de tener un ataque cardíaco.

o Entre 2 semanas y 3 meses después de su último cigarrillo, su función pulmonar habrá aumentado hasta 30%

o Entre 1 y 9 meses después de dejar de fumar, disminuirá la tos, la congestión nasal, el cansancio, la dificultad para respirar y los cilios de sus pulmones recuperarán sus funciones normales.

o Un año después de su último cigarrillo, su probabilidad de tener un ataque cardiaco habrá disminuido a la mitad.

o Cinco años después de dejar de fumar, el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular habrá disminuido significativamente.

• Diez años después de su último cigarrillo, su riesgo de morir de cáncer de pulmón cae a la mitad. Lo mismo ocurre con el riesgo de sufrir cáncer de boca, garganta, esófago, vejiga, riñón y páncreas.

• Quince años después, el riesgo de enfermedades cardiovasculares equivale a un no fumador.

Síntomas de un ATAQUE AL CORAZÓN

EL COLESTEROL – Factor de riesgo cardiovascular

¿Qué es el Colesterol?

  El colesterol es una sustancia que se encuentra en todas las células del cuerpo, es fundamental para la construcción de tejidos saludables y para la elaboración de hormonas y vitaminas que son imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. También ayuda a la digestión de los alimentos. Es normal tener colesterol en la sangre; sin embargo, niveles excesivos de esta sustancia pueden ocasionar lesiones y ponen en riesgo nuestra salud. El colesterol lo obtenemos de dos fuentes :

• Nuestro cuerpo elabora la gran mayoría (75%) en el hígado.

• El resto (25%) se absorbe de la comida que consumimos.

 

Colesterol malo y Colesterol bueno

  La sangre y el colesterol no se pueden mezclar, tal como el agua y el aceite. Para que el colesterol pueda viajar a través del flujo sanguíneo es necesario que sea transportado por pequeñas partículas. Esta combinación de proteína y colesterol recibe el nombre de Lipoproteínas. Existen varios tipos (buenas y malas).

 

LDL (colesterol malo de baja densidad) Transporta el colesterol por todo el cuerpo. Niveles elevados se acumulan y se adhieren a las paredes de las arterias volviéndolas rígidas y estrechas.

 

HDL (colesterol bueno, de alta densidad) Transporta y recoge el colesterol sobrante y lo lleva de nuevo al hígado para ser almacenado. Tiene funciones antioxidantes y antiinflamatorias que protegen al corazón y al cerebro.

 

VLDL (triglicéridos) Transporta otro tipo de grasa llamados triglicéridos que, al igual que las LDL, en exceso ocasionan estrechamiento y rigidez de los vasos sanguíneos.

  Es importante aclarar que se requiere tener niveles saludables de todos los tipos de colesterol para evitar complicaciones.

 

¿Cuando el colesterol se convierte en un enemigo silencioso?

  Cuando los niveles de colesterol malo (LDL) son muy altos, lentamente pueden formar depósitos en la paredes de las arterias que nutren el corazón y el cerebro, estos depósitos llamados placas pueden engrosar las paredes de los vasos disminuyendo su luz y haciéndolas más rígidas, esta condición se llama ateroesclerosis y puede disminuir la cantidad de oxigeno que llega al corazón y al cerebro. Si el estrechamiento ocurre en los vasos que suplen al corazón el flujo sanguíneo puede disminuir provocando un fuerte dolor al pecho llamado angina. En casos extremos el flujo puede detenerse por completo, lo cual impediría la llegada de oxígeno y nutrientes provocando un ataque cardíaco (infarto al miocardio).

La disminución del flujo sanguíneo al cerebro puede llevar a un infarto cerebral (accidente cerebrovascular).

 

Hipercolesterolemia

  Es el término médico utilizado para describir el aumento anormal del colesterol.

  Es importante saber que al igual que la hipertensión los niveles elevados de colesterol no causan síntomas, muchas personas no saben que tienen los niveles de colesterol alto. Una prueba de sangre es la única manera de detectar niveles altos de esta sustancia.

 

Niveles  normales de colesterol

 

Colesterol Total

MENOR 200mg/dl  Ideal

MAYOR 240 mg/dl Alto

 

LDL

MENOR 100 mg/dl Persona sin riesgo cardiovascular

MENOR 70  mg/dl Persona con  riesgo cardiovascular

 

HDL

>40 mg/dl     Hombres

>50 mg/dL     Mujeres

>60 mg/dL     Ideal, protector

 

TRIGLICERIDOS

Menor 150mg/dL       Ideal

 

Factores que influyen para que usted tenga un colesterol alto

 

Los que usted puede controlar:

 

Otras enfermedades: La hipertensión o la diabetes Mellitus aumentan el riesgo de tener altos niveles de colesterol  y  triglicéridos.

El sobrepeso y la pobre actividad física elevan el colesterol malo (LDL) y disminuye el bueno, al igual que el tabaquismo que aumenta el daño en las arterias.

 

Los que usted no puede controlar:

 

Herencia: La historia familiar puede aumentar el riesgo de que usted sufra de niveles anormales de colesterol (padres, hermanos, abuelos) Existen grupos familiares con alteraciones genéticas heredadas que muestran desde la infancia niveles altos de colesterol (hipercolesterolemia familiar).

 

Sexo y edad:  Esta enfermedad es más común entre hombres y aumenta el riesgo con la edad   a los 55 años el riesgo entre hombres y mujeres se iguala).

 

Tratamiento y prevención

 

  El colesterol es prevenible y tratable. Todas las personas mayores de 20 años deben realizarse una prueba para conocer sus niveles.

Un cambio en su estilo de vida, una dieta rica en granos y frutas junto con una actividad física regular disminuye el peso y regula los niveles de colesterol ,no fume y evite el consumo de alcohol.

  Si a pesar de los cambios en su estilo de vida los niveles de colesterol permanecen altos, consulte con su médico alguna medida farmacológica.

 

HIPERTENSIÓN ARTERIAL Factor de riesgo cardiovascular

¿Qué es la presión arterial?

Es la fuerza ejercida por la sangre circulante sobre las paredes de los vasos sanguíneos  de las arterias  que son las encargadas de conducir la sangre desde el corazón a los órganos de todo el cuerpo. La presión arterial se registra con dos números, por ejemplo 120/80 mmHg.

 

¿Qué indican los números?

El número mayor  (en el ejemplo 120 mmHg. Indica la presión sistólica. Esta corresponde a la presión de las arterias cuando el corazón se contrae (sístole).

El número menor (en el ejemplo: 80 mmHg.) indica la presión  diastólica. Ésta corresponde a la presión en las arterias cuando el corazón se relaja en cada latido (diástole).

 

¿Cuáles son las cifras normales de la presión arterial?

SISTÓLICA< 120 mmHg y DIASTÓLICA  < 80 mmHg.

 

¿Cómo se mide la presión arterial?

Se mide colocando un manguito, banda para la presión llamada tensiómetro alrededor de su brazo. El manguito se infla con aire y con estetoscopio  se escucha el flujo de la sangre. Algunos  aparatos electrónicos pueden tomar ese registro sin necesidad de estetoscopio.

 

¿Qué es la Hipertensión Arterial?

Es el término usado para indicar que la presión sanguínea  en sus arterias es mayor a la normal.

 

 ¿Cómo se hace el diagnóstico de hipertensión arterial?

 Cuando su presión sistólica es  140mmHg. O mayor o cuando su presión diastólica es 90 mmHg. O mayor en mediciones registradas en días diferentes habiendo usted estado en reposo y sin tomar medicamentos para la presión arterial.

Cuando las cifras de presión arterial son muy altas o si hay evidencia de algún daño causado en órganos como ojos, el cerebro, el corazón o los riñones, por una constante elevación de la presión, también se hace diagnostico de hipertensión arterial.

 

¿Cuáles son las causas de la Hipertensión arterial?

En la mayoría de los casos la causa es desconocida. En muy pocos casos puede ser una consecuencia de alteraciones hormonales o de los riñones. Cuando se hace el diagnostico de hipertensión arterial se deben practicar algunos exámenes para determinar si ha sido  causa de otras enfermedades, si la hipertensión ha  afectado el corazón y si hay algún otro factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares como niveles elevados de colesterol o diabetes.

 

¿Cuáles son los síntomas de la Hipertensión arterial?

Usualmente no presenta síntomas, por eso es tan  importante que le midan  la presión arterial con frecuencia, porque es la única manera de saber si esta elevada.

 

¿Por qué debo disminuir la presión arterial alta?

Porque es un factor de riesgo  para desarrollar enfermedades cardiovasculares (infarto o accidente cerebrovascular) lesiones en los ojos (en  la retina).

Se estima que reducir la presión diastólica en 6 mmHg. (Ejem. De  90 a 84 mmHg) reduce su riesgo de tener un accidente cerebrovascular en un 35 o 40%.

 

 ¿Qué puedo hacer para disminuir mi presión arterial?

Realice las siguiente modificaciones a su estilo de vida, así podrá disminuir su presión arterial.

• Pierda peso( si tiene sobrepeso)

• Realice ejercicios regularmente, puede  caminar enérgicamente durante 30 minutos, tres veces por semana.

• Consuma alimentos sanos bajos en grasa, disminuya el consumo de  Harinas y otros azúcares.

• Aumente el consumo de frutas, verduras y pescados.

• Disminuya el consumo de sal y de ser posible utilice sal  baja en sodio.

• Disminuya el consumo de bebidas alcohólicas.

• Evite el cigarrillo

• Lleve un registro de su presión arterial, con fecha y hora en que fue medida.

• Tome los medicamentos según las dosis y horarios indicados por su médico.

 

¿Hay algo más que deba saber sobre la Hipertensión arterial?

Mientras su hipertensión arterial esté controlada usted puede realizar sus actividades diarias.

 

Guías para una Vida Saludable  |   Alimentación Sana

Alimentación Sana

- Consuma al menos 3 productos lácteos diarios:  un vaso de leche, un yogurt, un trozo de quesillo o queso fresco, de preferencia descremados o semi-descremados.

- Es importante que comas al menos 2 platos de verduras y 3 frutas de distintos colores cada día.

- Come un plato de porotos, lentejas, garbanzos o arvejas, al menos dos veces por semana.

- Prefiere los alimentos con menos grasas.  Evita las grasas saturadas, el colesterol y grasas trans.

- Come pescado mínimo dos veces por semana de preferencia preparado al horno o a la olla.

- Lee atentamente las etiquetas y elige alimentos con menos cantidad de azúcares y sal.

- Toma 6 a 8 vasos de agua al día.

Guías para una Vida Saludable  |  Actividad Física

Actividad Física

- Camina como mínimo 30 minutos diarios.  Puede ser en tres períodos de 10 minutos cada uno.

- Para mantenerte hidratado, puedes tomar agua antes, durante y después del ejercicio.

- Antes de comenzar y al finalizar tu rutina, realiza 5 minutos de ejercicios de estiramiento o elongación.

- Intégrate al programa de actividad física o deporte que más te guste en tu escuela, barrio, municipalidad o lugar de trabajo.

- Aumenta el ritmo de tu caminata en forma gradual cada dos semanas.

- Libera tu energía  con la menos una hora diaria de actividad física.  Baila. Anda en bicicleta, juega, haz deporte.

- Prefiere recrearte activamente y en grupo.

- Trasládate caminando o en bicicleta a la escuela o al trabajo.  Usa las escaleras en vez del ascensor.

- Aprovecha los espacios libres de tu comuna, usa las plazas para practicar actividad física.

Guías para una Vida Saludable  |  Tabaco

Tabaco

- Exige que en los lugares que frecuentas (escuela,  centros de salud, restaurantes) se respete la ley del Tabaco.

Vivir sin tabaco tiene muchos benéficos

- Evitas el ingreso de sustancias cancerígenas a tu cuerpo.

- Ahorras dinero.

- Evita la celulitis

- Mantiene la dentadura sana.

Consulte a su

Médico

FUNDACIÓN JORGE KAPLAN MEYER   |   contacto@fundacionkaplan.cl   |   Viña del Mar

Fundación Kaplan ® 2016   |   disenomedios.cl

FUNDACIÓN KAPLAN en FaceBook

¡Únete a nuestra comunidad!